En Duelo

Estos meses han sido increíblemente difíciles para mi y para mi familia. No pasa un día sin que me cuestione o me culpe por la muerte de mi Chente. Estos momentos son especialmente difíciles pues el ultimo año tiene tantas discusiones con mi Chente y ahora cuando me acuerdo me siento morir. Se que tengo que seguir adelante, aunque aveces no se ni de donde sacar fuerzas. Le pido a Dios me ayude y me de la fortaleza de la fe para poder sobrellevar esto. Se que el sentimiento de culpa no me deja salir adelante, y trato afanosamente de perdonarme. Estoy aprendiendo mucho sobre la adición y ahora entiendo que es una enfermedad y se que hice lo mas que pude para ayudar a Chente. Siento no me haya dado cuenta antes de que mi hijo estaba usando drogas. !Dios mío ayúdame y dame fe! Estoy trabajando con una tenatologa que me ayuda a manejar mis emociones. Lo único que se es que quiero honrar la memoria de mi hijo y por eso quiero compartir mi historia y ayudar a entender a otros padres que como yo hayan pasado por esto, o estén pasando este dolor tan grande. Chente mi adorado hijo, te llevo en mi alma cada día, y no haya un momento del día que no te piense y desee abrazarte y decirte que todo va a estar bien y que te amo profundamente. Descansa en paz queridísimo mío. Yo prometo luchar para que otros no tengan tu misma suerte.

SalvemosAMexico

Niños armados en Guerrero: la polémica medida de un pueblo indígena en México para defenderse del narco. Esta noticia la leí hoy y se me conmovió el corazón. Perdí a Chente mi hijo de 16 anos a una sobredosis de Fentanilo. Pero de las drogas en Mexico,de cómo nos impactan en Mexico tanto económicamente como socialmente no se dice nada. ¿Y quien esta haciendo al respecto? Aparentemente, solo estos jóvenes indígenas. Gracias muchachos! Gracias por pelear por su futuro y el futuro de Mexico.

Sin Rumbo

Hace apenas dos meses y medio que murió mi Chente pero a mi me parece que fue solo ayer. Estoy adolorida y aunque me abandono en las manos de Dios y le pido ayuda no puedo dejar de pensar en mi Chente. No dejo de pensar que si me hubiera dado cuenta antes, o si hubiera hecho algo diferente él estaría aun aquí con migo. Se que no importa lo que yo haga, el no regresara mas, pero se que a lo mejor mi historia le podría ayudar a otros padres a ayudar a sus hijos. Mi hijo amado, te tengo siente presente y tu ausencia me duele cada día. Como podemos quedarnos cruzados de brazos viendo que nuestro Mexico se vuelca cada días ma violento y que las drogas que supuestamente salen de este país, también se quedan y están matando a nuestros hijos.

¿Dios mío porqué? ¿Porqué me lo quitáste? No aguanto este dolor..Dame fortaleza para seguir hacia adelante por mi otro hijo y mi esposo

Mi hijo Chente, mi primogénito y más preciado tesoro, la luz de mi vida falleció la semana pasada, 12 de Octubre. Por más que lo pienso y lo digo, no lo puedo ni quiero creer. Quisiera fuera tan solo una terrible pesadilla de la cual despertara en unos momentos para darle un abrazo muy fuerte a mi hijo muy amado. Antes de sepultarlo, le dije adiós con un beso en la frente y sentí que se me salía el alma del cuerpo, sentí que me moría yo con él. ¿Cómo puede ser posible que mi hijo ya no esté aquí, que no pueda abrazarlo y decirle lo mucho que lo quiero y lo necesito? ¿Cómo pedirle perdón por mis faltas, mis enojos de los últimos meses, y mi desesperación por entender lo que le pasaba?

Estoy entumecida de dolor, y por momentos, aunque una pequeña voz en mi me recuerda que Dios tiene un camino para cada uno de sus hijos, me siento sola, enojada con el mundo, con los carteles, los narco traficantes, con el gobierno de México que parece no hacer nada por combatir la drogadicción en este país, y con Dios mismo. Perdóname Dios mío, pero te he pedido tanto y con tanta fe, que no puedo entender porqué no has venido en mi ayuda y la de mi hijo Chente. He dedicado mi vida a mis hijos y esposo, te he sido fiel y devota, ¿Por qué te llevaste a Chente tan pronto? ¿Cómo quisiera entender por qué? ¡Ayúdame a poder seguir con mis responsabilidades para con José Manuel y mi esposo! Lo único que quiero es dormir y nunca más volver a despertar. No quiero sentir este gran dolor desgarrador.

La casa está vacía, fría, la ausencia de Chente se siente por todas partes. Tuve que cerrar la puerta de su cuarto pues no aguanto ver su cama vacía. A veces me siento ausente, entumecida por el dolor, como si no estuviera realmente presente en mi casa. No tengo ganas de pararme de mi cama, no tengo ganas de hablar o comer. Me cuesta conciliar el sueño y cuando me acuesto, quisiera dormirme y no despertar jamás. Pero sé que tengo que salir adelante pues José Manuel y mi esposo también están sufriendo en estos momentos y no los puedo dejar solos.

Sé que nunca será todo como antes. No hay respuestas, solo silencio y dolor. Que daría yo por tener a mi hijo conmigo nuevamente, por verlo una vez más. Me pregunto constántemente si pude haber hecho algo diferente para prevenir su muerte. Siento que le fallé como madre. ¡Vicente, hijo mío, por favor perdóname! Perdóname por mis defectos, mis enojos, mis gritos, mi exasperación de estos últimos meses. Donde quiera que estés, recibe mi amor absoluto y permanente. No pasará un día sin que te piense. Lo único que puedo hacer es rezar y tratar de dedicar mi vida a no permitir que nada así le suceda a José Manuel, o alguien más si yo puedo evitarlo. Te quiero hijo mio. Descansa en paz.

Les pido a todos recen por mi hijo y por mi familia

¡Ayúdame Dios mío! ¿Dónde está mi Chente?

Chente lleva desaparecido cuatro días. Estoy desesperada, pero estoy tratando de mantener la calma y la confianza en Dios. El día que íbamos a llevar a Chente al centro de rehabilitación, me levanté muy temprano para preparar el desayuno y despertar a Chente, pues teníamos que llegar al centro a las 9 de la mañana a registrarlo. Cuando fui a despertarlo, Chente no estaba en su cuarto. Sentí que se me salía el corazón del pecho. Su maleta estaba a medio empacar y su cama sin hacer. No sé a qué hora se fue, ni por donde se salió pues no escuche nada. Inmediatamente corrí a despertar a mi esposo, pues Chente no contestaba su teléfono. José Manuel se levantó al oírme, entró al cuarto y me abrazó. Mi esposo salió en el coche a buscar a Chente. Estuvo manejando todo el día sin encontrarlo, mientras yo les hablé a todos sus amigos para ver si alguién había oído de él. ¡Qué horror! No lo puedo creer. La policía lo está buscando desde hace cuatro días y nosotros contratamos a un investigador privado para que nos ayude a encontrarlo. Solo le pido a Dios lo encontremos lo antes posible. Les pido de todo corazón recen por nosotros.

Chente irá a un centro

Nuevamente Chente esta malhumorado, cansado y sin ganas de hacer nada. Se encierra en su cuarto por muchs horas y solo baja a comer algo, pero no quiere hablar. Basados en los muchos comentarios que he recibido de ustedes y de los doctores de Chente, mi esposo y yo hemos decidido admitir a Chente a un centro de rehabilitación este Viernes 4 de Octubre. No tienen espacio hasta el Viernes, si no lo llevaríamos hoy mismo. El doctor nos explicó que aunque veamos mejoría en Chente, es posible que esto se deba a que él esté usando menos opioides, pero nos dijo que Chente no puede lidiar con este problema sin ayuda médica, pues necesita desintoxicarse. Creo que esto explica las pequeñas mejorías que hemos visto, y tambíen el hecho de Chente siga muchas veces ausente. Me siento más fuerte para tomar este paso y lo que venga, pues gracias a Dios cuento con el apoyo de tanto de ustedes y de mi familia. En serio, sus comentarios y mensajes me ayudan muchísimo y les estoy tan agradecida. Asi que, aunque no quiera Chente, lo llevaremos a un centro de rehabilitación, pero no le vamos a decir nada hasta que ya estemos listos para llevarlo. Les pido recen por nosotros.