El desayuno

Hace tres meses que Chente casi pierde la vida, y desde ese día su personalidad ha cambiado mucho. Tanto mi marido como yo estamos preocupados por él, pero mi esposo tiende a tomar decisiones drásticas que hacen la situación más tensa y solo sirven para alejarlo aún más de nosotros. A veces me siento desesperada y lo que es peor, es que tengo miedo de hablar con mi marido y que la conversación termine en un pleito más acerca de Chente. Esta vez, creo que no me queda de otra que decirle la verdad sobre el desempeño de Chente en la escuela, pues ha reprobado varias materias. Últimamente, es una cosa tras otra con Chente. Miente constantemente, hay puñetazos en las paredes de su cuarto, es tajante con su hermanito José Manuel, el cual ha empezado a tenerle miedo. Estoy cansada de regañarlo todos los dias y de que mi regaños le entren por un oído y le salgan por el otro. Pero no quiero que mi esposo se enoje aún más con él. Mi esposo cree que el comportamiento de Chente es el producto de una adolescencia privilegiada y falta de disciplina, y que con consecuencias severas se corregirá. Pero mi intuicion me dice que hay algo más grave, pero no puedo discernir que es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s